La esclavitud en las puertas de nuestras casas

Hoy estoy pensado lo triste que puede llegar a ser la vida.


Lo mucho que ,en mi caso ,te das a los demás y el mal pago que te dan.
Me siento fustrada,ultrajada y herida.Ya que he hecho unas prácticas que me han costado quitar el pan de mi mesa para ir a “aprender” y me acusan de no asistir , cuadno solo he faltado dos veces y las he recuperado todas,he ido sin dinero,que el viaje me lo tuvo que pagar una compañera y ahora me dicen ,que no he llegado mi de lejos a las horas marcadas.
Querian que fueran a trabajar los sabados de julio y yo le dije , que no podia ,que es el único día que tengo trabajo y es el sustento de mi familia,les dije que si me lo pagaban y me dijo NO,es voluntario y dentro de las prácticas,pues yo les dije que No iba . Sigue leyendo